Franquicia

Una franquicia es una forma de negocio dirigido a la comercialización de bienes y servicios según el cual, una persona física con actividad empresarial, o una persona moral, concede a otra por un tiempo determinado el derecho de usar una marca o nombre comercial, transmitiendo los conocimientos técnicos necesarios que le permitan operar bajo métodos comerciales y administrativos uniformes.

El franquiciante, los franquiciatarios, la red de franquicias, los consumidores: estos son los 4 jugadores de la franquicia

Tenemos más de 10 años trabajando con esta industria, la conocemos bien y sabemos de su operación muy específica, te proponemos una solución integral para la gestión de tu empresa, tus sucursales propias y franquiciadas, como la relación con tu red de clientes y franquicitarios... un mejor control equivale a una mayor rentabilidad.

El franquiciante

  • Emprendedor independiente, persona física o jurídica.

  • Posee los derechos sobre los carteles de concentración del cliente, que necesariamente incluyen una marca y / o marca comercial. protegida, los derechos deben tener una duración al menos igual a la duración del contrato.

  • Ofrece un conjunto de productos, servicios y / o tecnologías.

  • Ha desarrollado y operado con éxito un concepto original en una o más unidades piloto.

  • Proporciona a sus franquiciados una formación inicial y continua que les permita aplicar su concepto.

  • Asegura el desarrollo y la sostenibilidad de su concepto dedicando recursos humanos y económicos a la promoción de su marca, a la investigación y la innovación.

  • Está vinculado a sus franquiciatarios por un contrato que cumple con las normas del Código de Deontología para Franquicias.

El franquiciatario

  • Emprendedor independiente, persona física o jurídica, seleccionado por el franquiciante.

  • Tiene espíritu emprendedor.

  • Es responsable de los recursos humanos y financieros que contrata.

  • Es responsable ante terceros por actos realizados en el funcionamiento de la franquicia.

  • Colabora lealmente en el éxito de la red de franquicias y se adhiere al principio de homogeneidad de esta red según lo definido por el franquiciante.

  • Recompensa al franquiciante por los servicios prestados.

  • Se adhiere al espíritu de red y franquicia.

La red de franquicias

  • Integrada por el franquiciador y sus franquiciados, todos con la misma marca, símbolo de la identidad y reputación de la red.

  • La fuerza de una marca y / o marca es un elemento que influye mucho en el acto de compra del consumidor. Este signo o marca garantiza la calidad de los productos y / o servicios ofrecidos al consumidor. Esta garantía está asegurada por la transmisión y control del respeto al saber hacer y por la provisión de una gama homogénea de productos, servicios y / o tecnologías. El franquiciador debe vigilar el respeto de todos los elementos que componen la imagen de marca por parte de los franquiciados, con el fin de proteger al consumidor y a los propios franquiciados.

El consumidor

  • Una persona que compra productos y servicios para su propio uso.

  • Es el actor más importante de la franquicia, pero también el más difícil de precisar. Sus hábitos de consumo, ligados a su entorno y su cultura, son diferentes en función de su ubicación geográfica. No existe un consumidor típico. Por tanto, la empresa necesita adaptarse localmente para cumplir con sus expectativas. El consumidor cambia rápidamente y la empresa se ve obligada a seguir el ritmo de estos cambios. El cliente es cambiante y esquivo. Compra menos y, sobre todo, compra mejor y busca "otra cosa" en el consumo. Mejor informado, más exigente en sus compras, privilegia los productos básicos para beneficiarse mejor de sus favoritos. Es más selectivo, más reflexivo y determina sus compras de una forma más razonada.


Muchos modelos de negocios son franquiciables

La mayoría opera de la misma forma según su sector de actividad como estas marcas por ejemplo...

¿Te interesa franquiciar tu negocio?

Únase a nosotros para hacer tu empresa más rentable y un mejor lugar de trabajo...

Antes de franquiciar

Evaluar la rentabilidad de tu negocio

Antes de franquiciarse, un modelo de negocio debe ser primero probado y rentable con varios puntos de venta propios y una marca registrada, luego revisando los estados financieros de cada una de estas sucursales, podemos determinar si la utilidad generada permite aguantar una estructura de costos equivalentes a los ingresos que generaría el franquiciante como son las regalías, cuotas de promoción de marca, cuotas de publicidad local, cuotas de uso del sistema de gestión, y las compras de insumos y productos...  con estos ingresos, el franquiciante deberá soportar y acompañar a su franquiciatario a lo largo del plazo del contrato de franquicia.

Si es viable franquiciar

Definir ingresos, condiciones de operación

y documentos legales

Si la utilidad de una sucursal permite absorber estos costos, que representan los ingresos que generará el franquiciante, y dejar una utilidad económica razonable al franquiciatario, entonces el modelo de negocio es franquiciable. Faltará determinar las condiciones generales de la oferta de franquicia que deben incluir la duración del contrato de franquicia, el monto de la cuota de franquicia, la inversión inicial, montos de las regalías y cuotas operativas, políticas de suministro de insumos y productos, penalidades en caso de incumplimiento, reglas de capacitación presenciales y virtuales a través del elearning, planes de soporte y frecuencia de visitas a la red de franquiciatarios, manuales de operación... todas estas condiciones serán especificadas en el contrato de franquicia, como en todos los otros documentos requeridos como son el acuerdo de intención, la circular de oferta de franquicia, y todas las constancias y demás documentos... 

Iniciar el crecimiento de tu marca... Seas paciente y cuida la calidad!

Desarrollar la red, controlar la operación

y medir la rentabilidad

El éxito de una red de franquicia se logra teniendo franquiciatarios seleccionados con el buen perfil, una excelente comunicación franca y honesta entre ambas partes, y un control de la operación de cada uno de tus franquiciatarios, si el franquiciatario gana, el franquiciante gana también... Y los empleados de los mismos también... Como consejo, es preferible crecer con franquiciatarios bien seleccionados y cualitativos, siendo buenos operadores, que aceptar cualquiera sin cuidar la selección, a la larga afectará la reputación de tu marca.

¿Te interesa franquiciar tu negocio?

Únase a nosotros para hacer tu empresa más rentable y un mejor lugar de trabajo...